Día 4 – Kioto: La flor que nace y se marchita

    0
    2227
    Templo-Shinnyodo-Kyoto

    Nuestro primer destino será el santuario de Okazaki, un lugar desconocido donde pedir salud para nuestros hijos y los niños que están por llegar. A continuación, entraremos en el complejo budista de Komyo-ji. Aquí es donde los japoneses vienen a rezar por las almas de los seres queridos que ya se fueron al más allá. Daremos un paseo por una zona de residencia de monjes llegando hasta el tranquilo templo de Shinnyodo. Después de comer recorreremos los jardines del palacio imperial y finalizaremos la visita en el templo de Oro Kinkakuji el cual posee unas espectaculares vistas de la montaña con el edificio dorado al frente. Como guinda final acabaremos la noche en un restaurante tipo Izakaya de la ruta gastronómica.

    Artículo anteriorDía 3 – Kioto: Historia de un comienzo
    Artículo siguienteDía 5 – Kioto: Ciudad de jardines
    Con la idea fija de vivir miles de aventuras y experiencias he visitado ya un buen número de países y realizado distintos proyectos. Mi mejor arma es la creatividad y la vuelco en todo aquello que hago. Ahora, transmitiendo en Descubriendo Japón toda la magia que este país ofrece al visitante. Practico yoga, adoro la literatura y los animales