Hakone, el tesoro oculto en las montañas de Kanagawa

Una de las excursiones más conocidas desde Tokio (y que se encuentra dentro de nuestro itinerario del viaje Japón Salvaje) es Hakone, un punto de interés que atrae la visita de miles de turistas cada año por sus grandes atractivos. Entre ellos se encuentra la gran cantidad de baños termales u onsen que se diseminan por la zona, el lago Ashi, las vistas al Monte Fuji, Owakudami o “el valle ardiente”; así como el antiguo punto de control del periodo Edo. Además, la visita a Hakone cuenta con el aliciente de ofrecer la posibilidad de vivir el lugar desde distintos medios de transporte, entre los que se encuentra un teleférico y, sorprendentemente, un barco pirata.

Los onsen y balnearios de Hakone

Para quienes relajarse en mitad de esta zona volcánica es una prioridad, sin lugar a dudas, cabe la estancia en uno de los muchos balnearios que se encuentran en las distintas poblaciones. Son de aguas volcánicas y los hay de muchos tipos: en exteriores, en interiores, mixtos, en lo alto del edificio de un hotel, con posibilidad de reservar un espacio para un grupo… La decisión depende del gusto de cada uno. Lo que sí que es interesante tener en cuenta es que no es necesario hacer noche para poder disfrutar de esta experiencia, sino que hay algunos establecimientos que permiten la entrada a personas que no sean clientes del hotel.

El lago Ashi, el santuario Hakone Jinja y las vistas al Monte Fuji

Sin embargo, aunque la tentación de quedarse en las aguas termales durante horas relajándose es muy grande, Hakone tiene muchísimo que ofrecer. Tanto que si se quisiera abarcar todo sería insuficiente con una excursión de un día. Pero independientemente del tiempo que se vaya a pasar en el lugar, hay una serie de sitios que no podemos dejar de visitar, como el santuario Hakone Jinja. Ubicado en plena naturaleza, este santuario sintoísta nos hará vivir una experiencia espiritual, conectando con la esencia de esta religión. Caminando entre increíbles árboles llegamos al torii que está sumergido en las aguas del lago Ashi. Una estampa para inmortalizar y de la que queda un recuerdo imborrable.

torii en el agua Hakone

Atravesar el lago Ashi en barco es otra de las grandes atracciones de Hakone. Aunque muchos no entienden muy bien qué hace un barco pirata en ese lugar, lo cierto es que el paseo es agradable y se puede disfrutar en cubierta de las preciosas montañas verdes que rodean el lago, así como de otra perspectiva del torii sumergido en el agua. Si el día es claro y hay suerte, es posible ver en este paseo el Monte Fuji en todo su esplendor. Uno de los motivos por los que Hakone es especialmente famoso.

Owakudami o “el valle ardiente” y el teleférico

La zona volcánica de Owakudami es otro de los puntos de interés de Hakone y, desde luego, es bastante sorprendente. El itinerario consiste en un paseo por las rocas de cuyas grietas emanan los gases de azufres y también puede verse el agua blanca en algunas cavidades. El olor es fuerte, pero lo chocante de la imagen compensa. Allí se pueden comprar los famosos huevos negros o kuro-tamago, que están hervidos en agua de la zona, rica en azufre. Al contrario de lo que se pueda pensar, no es nocivo y los japoneses piensan que comerse uno solo de esos huevos alarga siete años la vida.

Owakudami, Hakone

Desde Owakudami se puede coger el teleférico que lleva a la zona del lago. El trayecto es un momento espectacular, con unas vistas increíbles. Sobre todo, si se decide viajar a Japón en la época del momiji, pues la paleta de colores que se contempla desde las alturas es impresionante.

El punto de control de Hakone del periodo Edo

Por si faltaba algo en la receta perfecta de Hakone, también tiene su interés histórico. Y es que ahí se encuentra el antiguo punto de control de la ruta de Tōkaidō, uno de los cinco itinerarios que partían de la antigua ciudad de Edo. Construido originalmente en 1619, en la actualidad se puede disfrutar de una réplica exacta del original. Lo que sí se mantiene desde aquellos días es parte del pavimento del camino, por lo que es imprescindible que nos internemos en él para sentir cómo nos transportamos a otra era.

Si te encantaría conocer Hakone, es uno de los destinos que se contemplan en nuestro viaje Japón Salvaje.

Si te ha gustado este artículo, por favor, valóralo en las estrellitas que aparecen abajo a la derecha. Arigatou!

Imágenes de Descubriendo Japón

Viaja a Japón

Sobre Helena

Helena
Con la idea fija de vivir miles de aventuras y experiencias he visitado ya un buen número de países y realizado distintos proyectos. Mi mejor arma es la creatividad y la vuelco en todo aquello que hago. Ahora, transmitiendo en Descubriendo Japón toda la magia que este país ofrece al visitante. Practico yoga, adoro la literatura y los animales

Ver también

Templo Zenko-ji, en Nagano-viajar a Japón

Nagano, el templo Zenko-ji y la misteriosa imagen del Ikko-Sanzon que nadie ha visto

La pequeña localidad de Nagano gravita en torno al templo Zenko-ji como si se tratase …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.