No todo es felicidad en Japón

Jueves 21 de octubre de 2010

No me he encontrado muy bien estos días. He estado constipado y bajo de fuerzas, lo que ha afectado también a mi estado de ánimo. Además, estoy teniendo problemas con mi banco de España. A todo eso se le suma que en las clases estamos avanzando muy rápido y nos están moliendo a trabajos. Y como guinda final, en las clases de kárate los cinturones más altos están empezando a enseñar los dientes en los combates y el lunes tuve un par de peleas bastantes duras. Han sido cuatro días un tanto extraños en los que de repente me sentía muy bien y al rato estaba decaído. El hecho de estar tan lejos de casa y de la gente que más aprecias acentúa todo lo malo que te pueda pasar. Creo que ha sido la primera vez desde que llegué que he experimentado sentimientos de este tipo. 

Trabajando la automotivación

La buena noticia es que ya estoy mejor. Me he recuperado del constipado y me noto con más fuerza y energía para afrontar los retos que se vayan planteando. Una de las cosas que más me ha ayudado es la automotivación. Normalmente las personas solemos mantener un estado de ánimo estable apoyándonos en aquello que nos rodea. Tanto las personas que están dentro de nuestro círculo como las rutinas que poco a poco hemos ido creando nos aportan la dosis de moral que nos hace falta para llevar el día a día con normalidad. El problema surge cuando todo eso desaparece y solo te tienes a ti mismo. Es mi caso actual.
En estos momentos es cuando la automotivación se hace realmente útil. Cuando estás solo, solo te tienes a ti mismo para recordarte cada una de las razones por las que no te puedes permitir estar de bajón. Cada vez que rechazo un plan o decido no hacer algo debido a que no me encuentro con ganas, pierdo una oportunidad única que seguramente nunca más volveré a tener. Afortunadamente, hasta ahora he conseguido ir saliendo del paso y cuando no me he sentido bien, he sabido animarme para seguir adelante.

 

Aún me quedan en Japón varios meses. Tengo que esforzarme por aprovechar bien el tiempo. Por salir y hablar japonés. Por vivir nuevas experiencias. He estado casi nueve años planificando esta aventura. Ahora estoy aquí y es el momento de disfrutarla. Me estoy gastando todos mis ahorros en cada uno de los minutos que estoy aquí, pero cuando vuelva a España espero hacerlo con la sensación de haber vivido el mejor año de mi vida.

Valora este post!

Valoración media 0 / 5. Votos 0

Nadie ha valorado aun este post. Se el primero!

¿Te ha gustado este post?

Síguenos en redes sociales!

Lamentamos que esta entrada no te haya resultado interesante. ¿Nos ayudas a mejorar?

Como podemos mejorar este post?

Sobre Marcos

Marcos
Durante ocho años perseguí el sueño de vivir en Japón y después de mucho esfuerzo pude hacer la maleta e irme a estudiar a la Doshisha University de Kyoto. Allí profundicé durante más de 3 años en el conocimiento de la lengua y la cultura japonesa. Desde entonces, mi vida ha estado siempre ligada a Japón. Soy un aficionado a descubrir nuevos rincones todavía sin explorar.

Ver también

Alcohol en Japón

El reto de Nakasho y el alcohol en Japón

DIARIO DE UN DESCUBRIDOR/ Lunes 24 de Enero de 2011. En esta entrada voy a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.