Mi primer día de entrenamiento de kárate en Kyoto

Lunes, 4 de octubre de 2010

Tal y como me habían dicho, el lunes a las 18:00 horas estuve puntual en la puerta del bar Kurenai para mi primer día de entrenamiento de kárate en Kyoto. Allí, en el mismo sitio donde dos noches antes el maestro del club de kárate de la universidad de Kioto, el señor Masanobu, me había hecho un examen improvisado. Su hijo es el cocinero del bar y vino a recogerme para llevarme al dojo. Se llama Masa y tendrá unos 30 años. Es un chico muy majo que siempre se esfuerza para conseguir que le entienda. Desde que empecé a ir al bar Kurenai ha intentado ayudarme en todo lo que ha podido. Lleva bastante tiempo entrenando en el club y por lo visto es cinturón negro. Tengo ganas de ver qué tal se le da.

Cuando íbamos de camino empecé a ponerme un poco nervioso. Creo que todavía no me había preparado mentalmente para la experiencia. Estaba a punto de ir a un gimnasio lleno de japoneses a entrenar kárate. No tenía ni idea de qué podía depararme aquella tarde.

Llegamos en menos de cinco minutos. Las clases se imparten en un pabellón muy grande con suelo de parqué. Conforme entramos por la puerta, todas las miradas se volcaron sobre mí. Al parecer yo era el único extranjero. Había unas veinte personas, todos jóvenes, al tratarse de un club universitario. Más o menos la mitad eran chicos y la otra mitad chicas. No se porqué, pero de camino al vestuario se hizo el silencio. Creo que estaban un poco sorprendidos de verme por allí. Masa les explicó brevemente que a partir de ahora yo entrenaría en el gimnasio y la cosa se normalizó un poco. Por lo que me pude enterar más tarde era la primera vez en la historia del club en la que un extranjero entraba a entrenar en el dojo. Entiendo que se sintieran desconcertados.

Mi primera experiencia de entrenamiento de kárate en Kyoto

Los entrenamientos son bastante largos. Dos días a la semana, 3 horas cada día. Todavía no tengo mi kimono de kárate. Llegará en unos días, ya que mis padres me lo han enviado junto con otros efectos personales, así que tuve que acudir al entreno en pantalón corto y camiseta. No se puede decir que ese día hiciera muchos amigos. Yo ya tenía suficiente con seguir la clase. La verdad es que no me quedaban fuerzas como para ponerme a hablar con la gente. En esta primera toma de contacto Masa se puso conmigo y estuvo explicándome en un japonés sencillo todo lo que me hacía falta saber para poder seguir la clase con normalidad.

Durante el tiempo que estuve entrenando me di cuenta de varias diferencias con respecto a la forma en la que recibía las clases en España. En Japón son bastante protocolarios y todo sigue un orden establecido. Empezando por una serie de calentamientos, seguido de la ejecución de varias secuencias de movimientos, práctica de katas, golpes al pao (una especia de protección a la que puedes pegar con fuerza) por parejas y luego combates.

He de reconocer que sentía un poco de presión porque yo soy cinturón marrón primer Kyu e imaginaba que todos estarían observándome para ver si mi nivel iba acorde a mi supuesto cinturón, así que lo hice lo mejor que pude durante esas tres primeras horas de entrenamiento junto a los japoneses. Cuando llegó el momento de dar golpes al pao, utilicé hasta la última gota de la energía que me quedaba para asegurarme de estar a la altura. No estoy seguro, pero creo que cumplí con las expectativas. No me vi por debajo del resto de cinturones marrones. Alguno de ellos incluso se acercó para felicitarme por mis golpes. En ese momento me sentí muy bien.

Masa tiene un nivel técnico increíble. Cuando llegó el momento de lanzar patadas altas me quedé impresionado con su flexibilidad y la técnica con la que desplegaba la pierna al aire. No podía esperar menos del hijo del maestro del club.

El maestro Masanobu no vino al entrenamiento

Algo que me sorprendió es que el maestro Masanobu no vino al entrenamiento. La clase la dirigió uno de los chicos del club. Por lo visto, entre ellos eligen al mejor del grupo y ese se hace cargo de las clases. Con el tiempo, se van pasando el liderato de uno a otro. El maestro Masanobu solo viene en los momentos importantes como en los exámenes de cinturón y otros días señalados.

Al terminar el entrenamiento, acompañé a Masa de nuevo al restaurante ya que tenía que trabajar. Aproveché para quedarme y como no había mucha gente, tuve la oportunidad de seguir estrechando lazos con él. Creo que puede llegar a convertirse en un buen amigo aquí en Japón. Me presentó a su hermana, que trabaja como camarera y después de estar charlando un rato me propusieron ir juntos a cenar al día siguiente después del trabajo. Vaya, ¡esto es una cadena que no se detiene! No hay nada como abrir una nueva puerta para que empiecen a suceder acontecimientos inesperados.

Mi primer día de entrenamiento de kárate en Kyoto
3.8 (76.67%) 6 votes

Sobre Marcos

Marcos
Durante ocho años perseguí el sueño de vivir en Japón y después de mucho esfuerzo pude hacer la maleta e irme a estudiar a la Doshisha University de Kyoto. Allí profundicé durante más de 3 años en el conocimiento de la lengua y la cultura japonesa. Desde entonces, mi vida ha estado siempre ligada a Japón. Soy un aficionado a descubrir nuevos rincones todavía sin explorar.

Ver también

Alcohol en Japón

El reto de Nakasho y el alcohol en Japón

DIARIO DE UN DESCUBRIDOR/ Lunes 24 de Enero de 2011. En esta entrada voy a …

5 Coment.

  1. Hola,

    no se si sigues en Japón, es el segundo año que voy, este año he decidido ir 20 días solo a kyoto y me encantaría entrenar esos días en algún centro de artes marciales, hace muchos años practique Ninjutsu, no se si sabes de algún centro o de algo parecido.

    te agradecería muchísimo la información que me puedas dar

    • Marcos

      Hola Arai,

      Pues ya no estoy en Japón. Ahora voy y vengo debido a los viajes que organizamos en Descubriendojapon.com. El gimnasio donde yo entrené era un club de la universidad por lo que allí sería un poco difícil que pudieras ir. Sin embargo, en Kyoto hay varios clubs de Karate donde podrías probar a entrenar. Te dejo el enlace de un gimnasio que quizás te podría ser de utilidad.

      http://kyoto-karate.com/

      Espero haberte ayudado!

  2. Noemí Camacho repiso

    Hola nosotros viajaremos a kyoto en setiembre, a mi marido le gustaría realizar una clase de karate, en España realiza clases en un dojo. Muchas gracias

    • Marcos

      Hola Noemí, Pues me gustaría poder ayudarte en este tema、pero cuando yo estube en Japon entrenando, lo hice en un club de Karate de la universidad. Por lo que mi experiencia no te sirve de muucho. Sin embargo, he investigado un poco y he encontrado un club de Karate en Kyoto que quizás os podría ir bien. Todo depende del estilo en el que esteis interesados y demás. No se si dejarán ir a entrenar e extranjeror, pero por intentarlo no se pierde nada.

      http://kyoto-karate.com/

      Espero haberte sido de ayuda!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.